No es un Mundial más. Rusia no será Brasil. Todo lo contrario. Este Mundial aparece como la Copa del Mundo más vigilada y controlada de todos los tiempos. Además de la pelota y las grandes figuras futbolistas, la seguridad aparece como el principal protagonista en este evento tan importante.

Hace cuatro años, la marea albiceleste copaba las playas y calles de Copacabana, con pintorescos banderazos, pero eso ya quedó en la historia. Si bien la idea de los hinchas argentinos es imitar en la Plaza Roja de Moscú, uno de los lugares más emblemáticos del mundo, a metros de la sede de gobierno de Rusia, comandado por Vladimir Putin, podría traer consecuencias desagradables para el público argentino.

Desde la Cancillería de nuestro país ya habrían aconsejado no realizar ningún tipo de manifestación o hacerlo tomando ciertas precauciones, ya que en Rusia hay otras normas de convivencia y el gobierno tiene pocas pulgas en lo que a manifestaciones populares se refiere.

Además, en sus calles no se puede fumar ni beber bebidas alcohólicas. Por eso, es un posible “banderazo” sería una acción de riesgo en las ciudades de la ex Unión Soviética. Las concentraciones públicas y masivas, como serían este tipo de movidas, sólo se pueden realizar con autorización policial y municipal. “Masiva” son aquellas que reúnen a más de 100 personas.

Con este panorama, en casa ajena, habrá que adaptarse a las reglas. El único lugar habilitado para manifestarse con más libertades es el escenario del Fan Fest de la FIFA, cercano a la Universidad de Moscú. Si algún hincha se resiste a la voluntad de las autoridades rusas, incluso, podrían ser detenidos o verse obligados a pagar altas multas. Incluso, en casos extremos, podrían afrontar un juicio penal.

A tener en cuenta
El Comité para la Protección de Periodistas difundió una serie de recomendaciones de seguridad para evitar el ciberpirateo de los equipos o accesos de quienes cubran el Mundial de Rusia. El documento advierte que los periodistas que cubran la Copa Mundial pueden ser objeto de vigilancia y o ser acosados en caso de que informen de otra cosa que no sea el campeonato mundial.

También recomienda revisar las contraseñas de sus accesos al correo electrónico o redes sociales, considerando la posibilidad de una doble verificación. Asimismo, habrá que estar alertas sobre los riesgos que se corren sobre si se usan enlaces de internet públicos, en hoteles o salas de prensa, y a la hora de utilizar un cargador de teléfono que ofrezcan personas desconocidas.