Luego de la grave agresión al micro de los jugadores de Boca por parte de unos inadaptados, que terminó con la lesión de varios jugadores del Xeneize, el partido de la Superfinal de la Copa Libertadores que debía disputarse el sábado en el Monumental, fue suspendido.

A la salida del estadio Antonio Vespucio Liberti hubo nuevos incidentes, entre ellos saqueos y golpes entre los propios hinchas millonarios: 

Comentarios