Gremio es el actual campeón de la Libertadores y esta noche, en el Monumental, mostró sus pergaminos. No brilló ni dio una demostración de fútbol inolvidable, pero hizo todo lo que River no pudo hacer. Lo venció 1-0, le sacó el invicto en la Copa y obligó a los del Muñeco Gallardo a ir a ganar el martes a Porto Alegre.

Para eso deberá mejorar y mucho su producción de esta noche, donde se lo vio apagado, sin "explosión" arriba, casi sin patear al arco y sintiéndose superado por la táctica de Gremio, que hizo un culto del orden y de la experiencia para jugar estas instancias.

Impreciso

Los nervios lógicos de una instancia decisiva de Copa jugaron su partido. En un primer tiempo muy friccionado, muy táctico y con poco juego (en el que se "destacó" el flojo arbitraje del peruano Carrillo), River cayó en la trampa que le tendió Gremio. Es que a pesar de tener la pelota, el Millonario no estuvo preciso y casi no le generó peligro a un ordenado equipo brasileño.

De hecho, la únicas dos claras que fueron sendos remates de Exequiel Palacios, desde lejos, pero en ambos apareció Marcelo Grohe.

¿La visita? Más allá del combativo planteo, no pudo sacarle jugo a las reiteradas pelotas paradas que tuvo en la primera parte. Y una sola vez hizo trabajar a Armani, y al igual que el local fue con un disparo desde fuera del área, de Cícero, que el "1" mandó al córner.

Quintero y el "Pity" Martínez no podían desequilibrar, con lo cual tanto Borré como Scocco quedaban aislados. Y en la visita, que siempre trató de bajarle un cambio al ritmo del partido, Jael también pasó inadvertido, más allá del manejo de Ramiro y Alisson y el aporte del mediocampo para jugar a su ritmo.

Otra vez de cabeza

En el comienzo del segundo tiempo, River había salido con más ímpetu, tratando de copar el campo rival y a los 4 tuvo un cabezazo de Maidana por arriba. Pero otra vez Gremio demostró ese orden y el nunca desesperarse hasta que silenció el Monumental a los 16, con un córner desde la izquierda que Michel, en el primer palo mandó a la red con un cabezazo sin que Armani, dudando, ni siquiera saliera del arco (un gol similar al que le había marcado Colón días atrás).

River siguió sin encontrar los caminos. Gallardo probó con los ingresos de Pratto, Nacho Fernández y Enzo Pérez, sin el resultado que buscaba. Incluso Gremio estuvo cerca del segundo con un remate de Gomes que no fue gol de milagro.

Pero la noche siguió con la tenacidad de Gremio para jugar "su" partido, para no dejar que River tome protagonismo y para obligarlo a buscar la hazaña en Porto Alegre. Con el River del Muñeco, siempre hay que tener una luz de esperanza...

Borré intenta controlar la pelota ante la marca de un defensor brasileño. (Nahuel Ventura)
Palacios intenta robarle la pelota a Alisson. (Nahuel Ventura)
Maidana discute con el árbitro del partido previo a un córner en favor de River. (Nahuel Ventura)
 
 
 

Comentarios

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos