Y una vez más, River lo hizo. Una vez más, el equipo de Gallardo se convirtió en verdugo de su eterno rival, y nada menos que en la mítica Bombonera.

Tal vez sin lucirse, sin desplegar su mejor versión futbolística y aún padeciendo la derrota, pero el 1-0 en contra, igualmente, le permitió volver a eliminar a Boca y así se metió en una nueva final.

Sí, el defensor del título, ese que en diciembre de 2018 supo hacer historia en el Santiago Bernabéu amargando al Xeneize, lo hizo de nuevo, esta vez en semifinales, y ahora va por su quinta Libertadores.

River lo ganó en el Monumental. Sin dudas. Con ese 2-0 que anoche obligó a Boca a revertir la serie, y por eso no sorprendió que el elenco de Alfaro saliera a tomar la iniciativa.

Adelantando todas sus líneas, asumiendo riesgos en el fondo -inclusive con un desesperado Andrada-, y haciendo pesar la localía ante un Millonario que de arranque se sintió muy incómodo, apagado.

Así y todo, lo de Boca fue más actitud y corazón que ideas claras de juego. Apostó mucho a la pelota parada y así llegó el grito que le anularon a Salvio por mano previa de Mas, y luego pudo haber festejado con un yerro de Enzo Pérez que despejó increíblemente Armani.

¿River? Poco y nada. Algunos chispazos de De la Cruz por izquierda, un sorpresivo tiro libre de Nacho Fernández y al vestuario.

En el regreso al campo de juego, el Xeneize tuvo en los pies de Ábila la oportunidad de inflar la red antes del minuto, pero el delantero se demoró más de cuenta en definir.

Con el correr del cronómetro, River empezó a administrar el juego ante un Boca casi resignado, de no ser por las ganas que contagió el ingresado Zárate (exigió dos veces a Armani).

Cumplida la media hora, el Xeneize jugó "a lo que salga", perdiendo totalmente el rumbo, mientras que el Millonario aguantó arriba con Pratto, quien desperdició un claro contragolpe.

Cuando el partido ya se moría, Boca sacó provecho a los 35 con una pelota aérea (la empujó al gol Hurtado) y les devolvió las esperanzas a sus hinchas, quienes tras el pitazo final reconocieron con aplausos la entrega del equipo.

De un Xeneize que cayó de pie, pero que seguramente seguirá lamentando el presente de River con Gallardo a la cabeza, y más aún si el Millonario logra levantar una nueva Copa, el 23 de noviembre en Chile.

 

Ver más productos

San Alberto Magno, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Alberto Magno

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

Ver más productos

Comentarios