Los años siguen pasando, pero aquel golazo del Chango Cárdenas sigue provocando la misma sensación en todos los hinchas de Racing que, un 4 de noviembre de 1967, festejaban esa victoria ante el Celtic que le dio a la Academia y al fútbol argentino la primera Copa Intercontinental.

Muchos recordarán aquella calurosa tarde de sábado de 1967, cuando los argentinos de todos los equipos se reunieron a ver la transmisión del partido a través de Canal 7, con la voz del periodista Horacio Aiello como relator. Con algunos cortes -propios del sistema de transmisión a través de ondas-, aquellos voluminosos televisores mostraron las imágenes en riguroso blanco y negro.

Racing había llegado a ese tercer partido ante el Celtic Glasgow, campeón de Europa, en el estadio Centenario de Montevideo, ante mucho público uruguayo que se inclinó a favor del equipo escocés, en su condición de campeón de la Copa Libertadores, que le había ganado a Nacional de Uruguay. 

La formación de Racing en aquella gloriosa jornada en Montevideo.


El fútbol argentino aún arrastraba el fracaso que significó en 1966 la eliminación del Mundial de Inglaterra, en cuartos de final ante el país organizador, a la postre el campeón, con la expulsión del mediocampista Antonio Rattín.

Por eso, la esperanza se centraba en aquel Equipo de José, un conjunto nacido desde la humildad y el trabajo que amalgamó la veteranía de jugadores como Humberto Maschio y Juan Carlos Rulli, con las ansias juveniles y el temple de Roberto Perfumo, Alfio Basile, Agustín Cejas y Rubén Panadero Díaz.

Además, el trascendental partido en Montevideo tenía el condimento de los dos intentos frustrados de Independiente por obtener ese logro, en sendas finales ante Inter de Milán en 1964 y 1965.

Racing jugó el primer partido por la Intercontinental en Escocia, en el Hampden Park, cuando presentó un esquema defensivo y fue derrotado por 1-0, ante 100.000 espectadores el 18 de octubre, con gol de William Mac Neil.

La Academia libró una verdadera batalla para quedarse con la Intercontinental.


En la revancha, jugada en Avellaneda la tarde gris del 1 de noviembre, ante un Cilindro  colmado, la Academia se impuso 2-1 con goles de Cárdenas y Néstor Raffo, mientras que Tommy Gemmel, de penal, había abierto el marcador del partido para los escoceses, que sorprendieron con unas camisetas a rayas horizontales verdes y blancas, a la usanza de los equipos de rugby y sin números en su espalda, aunque los llevaron en los pantalones blancos.



De tal forma, los equipos debieron jugar aquel memorable tercer partido, que por la violencia de sus acciones se llamó "La Batalla de Montevideo", lo que llevó al árbitro paraguayo Rodolfo Pérez Osorio a expulsar rápidamente a Basile de Racing y Robert Lennox, del equipo escocés, en el primer tiempo. En la segunda parte, echó a Jimmy Johnstone y Jhon Hughes, del Celtic, y a Rulli, de la Academia.

A los 11 minutos del segundo tiempo, y con el marcador igualado en cero, llegó la histórica y trascendental jugada. Cárdenas recibió de Rulli aquella pelota de gajos negros y blancos, a unos 30 metros del arco. Tras ver el claro, clavó un zapatazo de zurda que se le metió en el ángulo izquierdo del arquero John Fallon para delirio del pueblo racinguista que, cada 3 de noviembre, vuelve a gritar esa legendaria conquista.
El Chango Cárdenas besa la copa que, gracias a su golazo, se fue para Avellaneda.

Todos los goles del Racing campeón del mundo: 

Comentarios

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos