La mayoría de los dirigentes de Argentina son cuestionados por su connivencia con la barra brava. Por temor o simplemente por algún beneficio económico, los directivos suelen tener cierto apego con los violentos que atentan contra la paz en nuestro fútbol. Y si bien el jefe del grupo más característico de la hinchada de River fue sorprendido con 7 millones de pesos y 30 entradas para la Superfinal, Rodolfo D´onofrio sostiene que no tiene contacto con Los Borrachos del Tablón, agregando además que necesita mayor compromiso por parte del Gobierno Nacional.

Al menos eso fue lo que sentenció en una entrevista brindada al medio El País. "No hay ninguna relación entre la Comisión Directiva y la barra brava. Y lo juro por mis hijos. Hay que terminar con esta gente que está comprometida con la política. En cualquier manifestación están ellos, entonces los políticos no se tienen que hacer los tontos. Quiero que lo que ocurrió ese sábado sea el 11 de septiembre de Argentina. Pero tienen que poner las pelotas el Gobierno nacional y los directivos. Tenemos que hacerlo de forma conjunta, cada uno solo no se puede".

A continuación, el máximo directivo del conjunto de Núñez extendió su malestar por la suspensión del encuentro, haciendo una sentencia muy llamativa. "¿Cómo se recordará este clásico en Madrid? Como una vergüenza, como la tremenda vergüenza del fútbol argentino. Es algo increíble. Un sistema de seguridad que falló, absoluta y totalmente. No es solo un problema de Argentina, en Europa también hay episodios de violencia. El otro día vi un partido de fútbol griego en el que no se tiraban piedras, se tiraban misiles", reconoció.

Y por si fuese poco, para darle aún más impacto a sus declaraciones, mantuvo la idea que la dirigencia de River no tuvo ninguna incidencia ni responsabilidad en la suspensión del encuentro, por lo que considera injusta la determinación de la Conmebol: "La responsabilidad de River empieza dentro del Monumental. Cuando Boca sale de su hotel, la responsabilidad es de la seguridad. Y ya lo reconocieron las máximas autoridades de la seguridad de la ciudad y de la nación. ¿O era la primera vez que Boca venía a jugar a la cancha de River? No creo".