Dicen, aseguran los entrenadores y jugadores, que los partidos "finales", se deciden por los detalles y no por lo "grueso", por explicarlo de alguna manera. Y entre eso que se le dicen detalles, están los penales.

Y como podría existir la posibilidad de que Palmeiras y Boca decidan el pase a la final mediante tiros libres desde el punto del penal, Guillermo Barros Schelotto hizo trabajar a los concentrados en esa tarea, poniendo en el arco alternativamente a Agustín Rossi y luego a Carlos Lampe.

Si bien no trascendieron los detalles del ejercicio, quedó de manifiesto que el técnico de Boca maneja esta alternativa de definición, aunque no tenga un arquero intuitivo como lo era Oscar Córdoba, por ejemplo.

Por lo tanto, los ejecutantes tendrán que afinar muy bien la puntería para no fallar, en caso de que el encuentro se defina de esta manera. Habrá que ver si Carlos Bianchi le pasó el número de Dios al Mellizo...

Comentarios