Están cada vez más tensa la relación entre River y Boca, a días de la final de la Copa Libertadores de América que se disputará el próximo domingo, a las 16.30, en el estadio Santiago Bernabeu.

El miércoles, así lo manifestó el presidente del Xeneize, Daniel Angelici, cuando le hablaron sobre su relación con su par del Millonario, Rodolfo D ´Onofrio. Y si bien se esperaba que los jugadores bajen los deciveles, parece que no va a ser así. 

Leonardo Ponzio, capitán del elenco dirigido por Marcelo Gallardo, apuntó directamente contra los jugadores comandados por Guillermo Barros Schelotto, por "no ser sinceros" con los incidentes ocurridos en la previa del encuentro que debía jugarse en el estadio Monumental.

"Mucho de lo que se dijo no fue verdad porque nosotros actuamos de la mejor manera y nos solidarizamos desde el primer momento. Hubo jugadores de nuestro plantel que se comunicaron con algunos jugadores de Boca y no voy a agregar más de lo que ya se dijo", afirmó.

En diálogo con la prensa, añadió: "Volveríamos a solidarizarnos porque esa forma parte de la ideología de este grupo y de lo que venimos trabajando hace más de cuatro años".

Alejándose de los entredichos y ya enfocado en lo que significa la definición del torneo Continental en otro país, sostuvo: 

Lejos de continuar con la polémica, Ponzio también habló de lo que significa jugar una final de Copa Libertadores en España. "La cabeza ya está amoldada desde que se tomó la decisión de que se jugara acá. Pasó casi un mes de la primera final, pero estamos enfocados en esto y sabemos lo que queremos" y agregó que: "Hay mucha gente que quedó dolida, pero no lo vamos a remediar con palabras, solo con resultados. Las 66.000 personas que estuvieron en el Monumental van a ayudarnos y van a estar con nosotros. Vamos a defenderlos en la cancha".