Emocionante. Emotiva. No alcanzan los calificativos para describir lo que vivió hoy Paulo Dybala, quien jugó su último partido en la Juventus. Después de siete años, el cordobés tomará nuevos rumbos en su carrera y dejará atrás el el club con el que conquistó 12 títulos a nivel local. En el partido ante la Lazio, que terminó con un empate 2-2, fue ovacionado y no pudo ocultar las lágrimas.

La Joya Dybala disputó 77 minutos en el partido en el que la Juventus jugó en Turín ante la Lazio en el cierre de la fecha 37° de la Serie A. Cuando el entrenador Massimilliano Allegri decidió reemplazarlo por Martin Palumbo, el estadio se vino abajo. Una tremenda ovación surgió desde las gradas en reconocimiento a la Joya, que llegó al club en 2015, ganó numerosos títulos y hasta se ganó la cinta de capitán.

Al borde de las lágrimas, el ex Instituto de Córdoba y Palermo dejó la cancha y se sentó en el banco de suplentes. Antes, se abrazó con sus compañeros, se sacó fotos con algunos fanáticos cercanos al campo de juego y vio cómo en las tribunas flameaban numerosas banderas con su rostro. Sin dudas, su paso por la institución ha dejado una huella que será muy difícil de borrar.

Una vez terminado el encuentro, las luces del estadio se apagaron completamente y el club organizó una despedida formal para el argentino y también para Giorgio Chiellini, el emblema que dejó el club tras 17 años. Fue en ese momento cuando el cordobés se quebró definitivamente. Profundamente emocionado y sin poder parar de llorar, saludó por última vez como jugador de la Vecchia Signora. Desde uno de los palcos lo alentaba su novia, la cantante y actriz Oriana Sabatini.

Tras no arreglar la continuidad de su contrato y de protagonizar un enfrentamiento público con los dirigentes del club en los últimos meses, Dybala se irá de la Juventus en condición de libre. Aunque aún no es oficial, todo indica que no se mudará de Italia y que su futuro estará en el Inter de Milán junto a sus compatriotas Lautaro Martínez y Joaquín Correa.

La locura de los hinchas y un niño llorando desconsoladamente por Dybala.

Chiellini también dijo adiós

Tras 17 años en el club, el veterano Giorgio Chiellini jugó su último partido ante sus aficionados este lunes contra la Lazio. Titular en el último partido de la temporada en el Juventus Stadium, Chiellini fue sustituido a los 17 minutos por el holandés Matthijs de Ligt para que recibiera la ovación del público local. El capitán, con una gran sonrisa, saludó a todos sus compañeros y entregó el brazalete al argentino Paulo Dybala.

Comentarios