Pablo Pérez aseguró estar dolido y enojado tras el ataque con piedras al micro de Boca en inmediaciones del Monumental, por el cual el mediocampista sufrió una lesión en el ojo.

"Me siento dolido porque esto tenía que ser una fiesta y parecía que era una guerra", expresó el capitán de Boca mientras se retiraba del vestuario visitante.

Pérez, con su ojo vendado, a la salida del vestuario (Pablo Villánn/Crónica)

Sobre la lesión en su ojo, Pérez explicó: "Me dijeron que tengo irritado, que son unos puntos del ojo que está lastimado".

Enseguida, el mediocampista explotó y se retiró espetando: "No quiero hablar mas porque tengo una calentura...".

El líder del equipo Guillermo Barros Schelotto fue trasladado al Sanatorio Otamendi. El médico que lo atendió, Alejandro Weremczuk, explicó que el futbolista tiene una herida "que le imposibilita la visión" y que, de haber jugado el partido, estaba "en inferioridad de condiciones".

Comentarios