Pablo Pérez y Lisandro Magallán hablaron este martes en conferencia de prensa, en la previa de lo que será el encuentro de ida por la superfinal de la Copa Libertadores de América que se disputará el sábado a partir de las 17 horas.

Si bien ambos eludieron las polémicas, las chicanas y evitaron "pisar el palito", volante xeneize se encargó de dejar una advertencia a su clásico rival "a mi nadie me gana de guapo.

El primero en tomar la palabra fue Magallán, que se consolidó en la zaga del elenco dirigido por Guillermo Barros Schelotto haciendo una gran dupla junto a Carlos Izquierdoz.

“Cuando arrancó la Copa nos propusimos llegar hasta el final. Y ahora que estamos en esta instancia queremos ganar”, arrancó el zaguero.

“Hay que hacer hincapié en que hay dos equipos argentinos en la final de la Copa Libertadores. Y trabajamos para tratar de ganarla, es eso, nada más”, aclaró.

En esa misma línea, se movió el mediocampista "Las dos cosas son importantes: llegar a la final y jugar contra River. Estamos viviendo un momento único”.

Pérez se enojó con un periodista y sostuvo "A mí nadie me gana de guapo, eso va para los de afuera.Yo entro, hago mi trabajo y nada más".

A la vez, el capitán y referente de equipo,  indicó que "hay poco espacio para disfrutar la final”, y agregó: "Si tenemos la posibilidad de salir campeones si, pero ahora la vivo como una final del mundo y que no se me escapen los detalles".

Al ser consultado sobre cuál de los dos equipos es mejor, agregó "No lo sé hasta que termine la final. Tal vez tengamos una mediocampo más aguerrido y ellos jugadores que manejan un poco más la pelota. Ambos equipos tienen jugadores de jerarquía con experiencia".

Tanto Pérez como Magallán, coincidieron con su DT, que este superclásico "se define en los pequeños detalles" y que por tal motivo "hay que jugar con inteligencia" porque es un acontecimiento "que los posiciona en el mundo".

Comentarios