Con el empate en el Parque de los Príncipes por 1-1 ante Lens, Paris Saint-Germain gritó campeón en la Ligue 1 y sumó su décimo título a nivel local. Sin embargo, tal como habían anunciado en las horas previas al citado encuentro, los barras del conjunto parisino siguen enojados por la temprana eliminación en la Champions League y decidieron retirarse del estadio a pocos minutos de ser campeones.

Todo dado vuelta en el mundo del revés: ante tanta abundancia, la Ligue 1 les fue insuficiente.

En su cuenta de Twitter, los Ultras habían realizado una publicación en la que invitaron a todos los fanáticos del PSG a retirarse de las tribunas a los 75 minutos del encuentro para festejar en las afueras del Parque de los Príncipes

“Con motivo del partido del PSG RCL. Nuestro club podría coronarse campeón de Francia y sería por décima vez en su historia. En esta eventualidad, invitamos a todos los aficionados parisinos que vienen a celebrar el título junto a nosotros frente a la curva de auteuil a partir del minuto 75 si el marcador nos es favorable. Luego dejaremos la tribuna para reunirnos frente al Virage Auteuil para celebrar el final de una temporada durante la que SOLO LOS FANÁTICOS ESTUVIERON A LA ALTURA!”, habían expresado el viernes en la cuenta de Twitter @Co_Ultras_Paris.

Lo prometieron y cumplieron: cuando transcurría el minuto 75, dejaron cancha para festejar en las afueras.

Y los capitalinos finalmente cumplieron con su promesa. Cuando el reloj marcó el minuto 75, un puñado de 300 hinchas se retiró del estadio y dejó sus asientos vacíos. 

En una situación inédita en el fútbol mundial, los Ultras no se quedaron a la consagración de su equipo.
 

Vale destacar que cuando Lionel Messi marcó el gol consagratorio, en la cancha confluyeron gritos de festejo y otros pidiendo silencio, demostrando que entre los hinchas radicalizados y el equipo todavía hay un estigma difícil de sobrellevar. Estigma que se llama Champions League. 

Comentarios