No solamente Boca y River empezaron a jugar Superclásico por estos días, sino que también el partido de este sábado será trascendental para el árbitro chileno designado para la primera final. Roberto Tobar, uno de los mejores de su país y en pleno crecimiento a nivel sudamericano, se refirió a este encuentro y aseguró sin ningún temor: "Ningún estadio me intimida".

Su testimonio era uno de los más buscados ya que todas las miradas estarán puestas en su trabajo. En una entrevista brindada al diario La Tercera de su país, indicó que ya está trabajando para estar preparado para el partido que tendrá atento a gran parte del mundo futbolero: "Analizamos cómo atacan y cómo defienden. Qué jugadores tienden a simular. En eso basamos nuestra planificación. Analizamos muchos videos y además tengo la ventaja de haber dirigido dos veces a ambos cuadros durante esta Copa".

También habló Tobar de lo que espera para al partido y cómo tiene que llevarlo: "Los primeros minutos marcarán la pauta de cómo será el juego, y eso es algo que también planificamos. Confío en que ambos equipos se dedicarán a jugar, o sino tendremos que empezar a proceder en base al reglamento".

Además, contará con la ayuda del VAR, y sobre esto comentó: "Nos favorece bastante, ya que por el desgaste físico muchas veces no puedes conseguir la mejor ubicación. El VAR te da ese ángulo, esa tranquilidad para determinar, por ejemplo, si es penal o no, y así tomar una decisión más justa".

Negó ser "tarjetero", algo que se comentó luego de su designación, cuestión que toma relevancia debido a que varios jugadores se encuentran al límite de amonestaciones y podrían perderse la revancha en el Monumental, el 24 de noviembre: "No me conocen mucho, entonces no saben. Me gusta dejar jugar, que sea fluido, aunque eso no significa que deje pegar, como dicen algunos ex árbitros que ahora se la dan de opinólogos".

Por último, habló sobre los estadios de Boca y de River: "Son tremendos, magníficos y siempre está llenos. Pero a mi ningún estadio me intimida. Siempre uno trata de concentrarse y de focalizarse en el trabajo en sí del árbitro y, felizmente, no he tenido ninguna sensación que pueda decir que he sentido algún tipo de temor. En La Bombonera, por ejemplo, no sentí esos movimientos que dicen que hay...". ¿Los sentirá por primera vez?