El partido que este domingo protagonizaron Newcastle y Tottenham por la octava fecha de la Premier League tuvo que ser suspendido momentáneamente por una urgencia médica en una de las tribunas.

Cuando el encuentro iba 2-1 en favor de los Spurs, el árbitro del partido tuvo que suspender el encuentro a los 41 minutos del primer tiempo al ser advertido que en una de las gradas un hincha se descompuso y debió ser atendido al instante.

De acuerdo a lo informado por los dirigentes de Newcastle los médicos tuvieron que reanimar a uno de los hinchas con un desfibrilador camino a esa zona de la grada de St James' Park. 

Tottenham le gana 3-1 a las Urracas en una nueva fecha de la Premier League con goles de Ndombele, Son y Harry Kane.

Comentarios