Tras el escándalo que se desató por el amistoso cancelado entre Argentina e Israel, Messi finalmente jugará un amistoso en noviembre en la ciudad de Haifa.

El duelo será entre Barcelona y Atlético de Madrid. En esta ocasión la visita será a Haifa, una ciudad alejada de los conflicto políticos que históricamente afectan la región, por lo que se estima que todo ocurrirá sin ninguna complicación, aunque con mucha vigilancia y seguridad.

Recordemos que el seleccionado argentino no quiso jugar el último amistoso previo al Mundial por los conflictos bélicos entre Palestina e Israel. Sin embargo, La Pulga no podrá echarse atrás de semejante encuentro ya que este es un arreglo de los dirigentes azulgranas y colcohoneros.