Sin que nadie lo supiera en ese momento, fue una situación que abrió una nueva era en el futbol mundial. Es que hace exactamente 17 años, un 16 de noviembre de 2003, un joven rosarino de la cantera del Barcelona llamado Lionel Messi haría su debut en el primer equipo catalán, en lo que sería el primer paso de uno de los mejores jugadores de la historia.

Ese dia, el Barcelona de Frank Rijkaard se medía ante el Porto en un partido amistoso de exhibición en Portugal, que marcaría también la inauguración del Estádio do Dragão de los lusos. Con un equipo con muchos suplentes y con algunas figuras destacadas, el DT holandés guardó a un ansioso Messi, de 16 años, en el banco de suplentes durante 71 minutos.

El momento en el que Messi hace su debut en Barcelona. Historia pura.

Ya con el marcador 2-0 abajo frente a los dirigidos por José Mourinho, finalmente Rijkaard optó por darle rienda suelta a La Pulga, que en aquel entonces jugó con la camiseta 14 en su espalda. Y unos minutos más tarde, el rosarino creó la ocasión más clara de peligro, tras robar una pelota con la que llegó al área contraria, pero que no pudo rematar. Leo ya se hacía notar.

Sin embargo, la primera aparición de Messi con el primer equipo del Barcelona no sería suficiente para evitar la derrota contra el Porto. Un debut amargo, sí. Pero que en la actualidad ahora pasa por un segundo plano.

Apenas ingresó, La Pulga se hizo nota. Fue el comienzo de la historia.

Mirá el debut de Lionel Messi en Barcelona:

Comentarios