Efímero pero intenso, algo habitual en sus últimos años de carrera como futbolista. Así fue el paso de Diego Armando Maradona por el Sevilla de España, donde fue dirigido por Carlos Bilardo. Y un 4 de octubre de 1992, el astro argentino hacía su debut con derrota ante el Athletic de Bilbao en el viejo estadio de San Mamés.

Era el regreso a la Liga española de Maradona, que venía de cumplir una sanción de 15 meses por dóping, y de inmediato se convirtió en el centro de todas las miradas, justo una década después de su estancia durante dos años en el Barcelona (1982-84) y tras su paso triunfal por Italia, donde estuvo siete años y fue el líder indiscutible de un Napoli (1984-1991) al que hizo campeón del Calcio.

Un par de semanas antes de que se dieran las circunstancias para que volviera a sentirse futbolista, el 22 de septiembre, Sevilla había cerrado su fichaje por algo más de 4.500.000 de euros al cabo de unas largas negociaciones con Napoli que necesitaron incluso la mediación de la FIFA.

Maradona jugó una temporada en Sevilla y dejó su huella.

Una vez concretada su incorporación al Sevilla, su representante Marcos Franchi organizó un amistoso en el Ramón Sánchez Pizjuán frente al Bayern Munich donde Maradona se pondría por primera vez la camiseta del club. 

El debut oficial, sin embargo, fue en aquella quinta jornada liguera en San Mamés, donde Diego participó en el gol sevillista al lanzar un libre directo repelido dificultosamente por el arquero Valencia, cuyo rechazo aprovechó Marcos Martín de la Fuente para marcar el 0-1.

El astro argentino, que fue vigilado mediante contundentes marcas personales, primero de Tabuenka y luego de Lakabeg, fue reemplazado por Cortijo a los 26 minutos del segundo tiempo, cuando el Sevilla aún conservaba un resultado favorable al que dieron la vuelta los tantos de Luke y Ziganda.

Diego Maradona, que pocos días después cumplió 32 años, permaneció una sola temporada  en el Sevilla a las órdenes de Bilardo y en dejó detalles de su gran e indiscutible calidad,  aunque de forma muy intermitente. Disputó 29 partidos oficiales y marcó 8 goles en año en el  que alternó luces y sombras, unos altibajos deportivos que eran reflejo de su vida fuera de la cancha.

Davor Suker, una de las estrellas que rodeó a Maradona en Sevilla.

El Sevilla concluyó aquella campaña en una decepcionante séptima plaza, que ni siquiera lo clasificó para una competición europea, y fue eliminado en los octavos de final de la Copa del Rey, a pesar de contar con un plantel plagado de internacionales como el Cholo Simeone, el croata Davor Suker o los mundialistas con España Manolo Jiménez y Rafa Paz.

Pese a la enorme expectación causada, el rendimiento de Maradona estuvo lejos de sus mejores momentos: se negó a disputar la última jornada tras un desencuentro con Bilardo la semana anterior y no participó ni en la mitad de los entrenamientos del plantel. A lo Diego.

El día del debut de Maradona en Sevilla: 

Comentarios

Ver más productos

El día que Boca se apoderó del mundo

El día que Boca se apoderó del mundo

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Ver más productos