La historia marcaba que en el formato Champions League, Tottenham no había estado nunca en una instancia de semifinales. Y más adversa es el registro si nos basamos que la última (y única) oportunidad en que los londinenses estuvieron entre los cuatro mejores de un torneo databa de hace 57 años, cuando se metieron en dicha instancia de la vieja Copa de Europa.

Pero, de la mano de Mauricio Pochettino, los Spurs dieron el gran golpe contra Manchester City para meterse en las semifinales del torneo más importante de Europa, instancia en la que se enfrentará contra el Ajax de Nicolás Tagliafico y de Lisandro Magallán.

El coreano Son anotó los primeros dos goles que le dieron vida a Tottenham.

En la previa y en las apuestas, no eran los favoritos. Sin embargo, con la táctica de Pochettino lograron controlar el juego del City de Pep Guardiola y, a pesar de la derrota por 4-3 en la revancha, el 1-0 obtenido en la ida y marcar goles en condición de visitante fueron suficientes para darle el boleto a la siguiente instancia.

No apto para cardíacos. Así fue todo el partido disputado en el estadio Ciudad de Manchester. Es que en los primeros once minutos, ya estaban igualados 2-2 por los goles de Raheem Sterling, el doblete del surcoreano Son para darlo vuelta y el tanto de Bernardo Silva para igualarlo.

Agüero había anotado el cuarto gol que le estaba dando la clasificación al City.

Pero las emociones no se detendrían allí, ya que antes de que concluya el primer tiempo, nuevamente Sterling adelantó a los Ciudadanos.

En el complemento, las emociones se multiplicaron. Porque el City fue en busca del gol de la clasificación y, de tanto insistir, el Kun Agüero infló la red con el grito sagrado para desatar la locura de todos los presentes.

Llorente convirtió el gol que le dio a los Spurs el pase a semifinales.

Pero no es todo, porque a falta de 17 minutos, Fernando Llorente marcó para los visitantes y llenó de felicidad a todo Tottenham. De todos modos, el VAR revisó la jugada para ver si la había tocado con la mano, algo que no ocurrió.

Y por si todas las emociones ya mencionadas no fuesen suficientes, en tiempo agregado Sterling marcó lo que podía haber sido el pase a la semifinal, pero a instancias de VAR se determinó que luego de un pase atrás de Eriksen, la pelota rebotó en Bernardo Silva, le quedó al Kun que estaba adelantado. Fue así que Tottenham logró hacer historia y meterse en las semifinales en busca de la Orejona.

El resumen del partido:

Comentarios