Este jueves Marcelo Gallardo recibió malas noticias pensando en el trascendental duelo del 24 de noviembre ante Boca, correspondiente a la final de la Copa Libertadores.

Todo se debe a que la Conmebol desestimó el recurso presentado por River para que le reduzcan la sanción a Gallardo, quien fue suspendido por cuatro partidos. Esto quiere decir que el Muñeco no podrá estar en el banco de suplentes ante el Xeneize, pero a diferencia del partido de ida, en el que ni siquiera pudo ingresar a La Bombonera, esta vez sí podrá estar presente en uno de los palcos del Monumental.

Según se presume, Gallardo estará custodiado por personal de la Conmebol para que no pueda hablar con sus jugadores ni el cuerpo técnico durante los noventa minutos que le restan a la Superfinal.

Comentarios