Mucho se conjeturó sobre qué iba a pasar con Lionel Messi y Barcelona. Las versionas surgían todo el tiempo y muchos esperaban que arrancaran una nueva tempoerada con otra camiseta. Se habló del contrato, de la famosa cláusula y demás. Lo cierto es que de la propia boca del rosarino no había salido una sola palabra y su voz solamente se reflejó en aquel burofax que movió la estantería del mundo futbolero.

Muchos creyeron que La Pulga se iba en el momento que marcó públicamente que no era cierto que para irse tenía que pagar 700 millones de euros. Pero, en realidad, fue un mensaje para marcar que sigue en el club por su propia decisión y no por imposición de La Liga. Es que no quería irse con un escándalo mediático, con un juicio. 

Nunca le pareció el mejor final y ahora se asegura quedarse hasta junio del 2021. Con contrato terminado y ya sin Josep María  Bartomeu en la presidencia podría irse de la mejor manera del club e, incluso, con alguna nueva conquista de la Champions League, la obsesión de Messi. De hecho, ese es su principal obejtivo.

Ante la falta de proyecto que Lionel puntualizó en la entrevista donde confirmó que se queda en Barcelona, le pegó una patada a la puerta para intentar destrabar la salida. Ese es el significado de la carta documento de la semana pasada, más allá de que sabía que esto no iba a ser fácil. Planeó una estrategia y le cedió la pelota a un club acorralado.

Encabezar el proyecto para ganar una nueva Champions League, el gran objetivo de Messi.

Ahí fue cuando entró en juego Jorge, su papá y representante. En la reunión Bartomeu se encontró con la puerta de salida directamente blindada. Ese fue el gran freno. No sólo le ofrecieron renovar por dos años sino que le dijeron que no se hablaba de salir. Al ver que no había posibilidad de salir sin generar un gran conflicto, Messi cambió de dirección y decidió quedarse en Barcelona.

Si bien el grupo familiar ya había asumido que Barcelona iba a quedar en el pasado, dentro del rosarino quedaba la amarga sensación de una salida diametralmente opuesta a la soñada alguna vez. Y ahora, con esta decisión de quedarse y volver a las épocas de gloria, Messi deberá comenzar a manejar su relación con la directiva, especialmente con Bartomeu, y cómo será la convivencia con Ronald Koeman, el DT que llgó con la escoba bajo el brazo.

Comentarios

Ver más productos

El día que Boca se apoderó del mundo

El día que Boca se apoderó del mundo

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Ver más productos