En una medida que fue repudiada por la gran parte de los fanáticos, la barra de Independiente Medellín realizó un acto que causó sorpresa a todos: en medio del partido, decidieron arrojar jeringas con sangre al campo de juego.

¿Qué quisieron demostrar? Que a sus jugadores les faltaba actitud para defender los colores del club.

Una situación idéntica se vivió en nuestro país en 2009 y casualmente también con un Independiente, en este caso el de Avellaneda. En la previa de un cotejo contra Central, en cancha de Huracán (el estadio que alquilaba mientras no podía utilizar el suyo), los hinchas del Rojo no sólo colgaron banderas con inscipciones como "mercenarios" y "váyanse todos", criticando el accionar de sus jugadores por esos tiempos, sino que cuando el equipo saltó a la cancha, les tiraron jeringas con sangre.

En 2009, en cancha de Huracán, donde el Rojo hacía de local, sus hinchas les tiraron jeringas con sangre a los jugadores, a modo de crítica por sus actuaciones.

Ver más productos

La iglesia recuerda hoy a san Martin de Tours

La iglesia recuerda hoy a san Martin de Tours

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos

Comentarios