No la tenía fácil Lanús. Era sabido que dependía de un milagro, porque necesitaba ganar su partido de este jueves y el de la próxima semana, pero al mismo tiempo Gremio debía perder sus dos encuentros restantes. Una combinación de resultados no muy factible, aunque esto es fútbol y los partidos debían jugarse. Lanús jugó en La Fortaleza con el oído en lo que pasaba en Aragua-Gremio. Y para el Granate, la mínima ilusión duró 22 minutos, los que tardó Gremio en ponerse en ventaja. Así, ya era misión imposible para los de Luis Zubeldía, que terminaron la noche -con lluvia- goleando 4-1, al igual que equipo de Porto Alegre, pero eliminados de la Copa.

Al comienzo, Lanús parecía no encontrarse y la Equidad se animó en un par de acciones, como un remate de Pestaña. Pero de a poco, en el mediocampo, el local se hizo más fuerte y empezó a acercarse, por el trabajo de Vera y Esquivel, más la velocidad de De la Vega y lo peligrosos que resultan Lautaro Acosta y el Pepe Sand. Bonilla tuvo trabajo y respondió con acierto ante Sand y De la Vega, mientras que la visita se animaba cuando el balón pasaba por los pies de Angulo y Herazo, y en las salidas desde el fondo de Pacheco. En ese primer tiempo, los goles de Gremio derrumbaron toda chance local, pero Lanús siguió buscando y a los 45, el Pepe, con una pirueta marcó el 1-0.

Lo liquidó

Y ese impulso por el gol en el final fue positivo para el Grana, ya que salió con todo en el segundo. Vera no pudo y, a los 5, Lautaro Acosta tocó para el 2-0. Después quedó tiempo para esperar más goles del local, como a los 18, cuando Vera cedió para Sand y éste, de primera, la mandó a la red: 3-0. La Equidad descontó con Herazo, de cabeza y enseguida, con otro cabezazo, Pepo De la Vega estampó el 4-1. Incluso, podría haber marcado algún gol más, pero la historia tenía el mismo final. Al Grana no le alcanzó.

Comentarios