De subcampeón vigente a quedar eliminado en la fase de grupos y dando una imagen muy pobre. El presente de Lanús no es el mejor y volvió a quedar demostrado en la última presentación en la zona H de la Copa Sududamericana. Es que el elenco de Luis Zubeldía, con mayoría de titulares a pesar de ya no tener chances de clasificar a la próxima instancia, volvió a decepcionar y apenas igualó sin goles frente a un Araguas, de Venezuela, que jugó con diez hombres gran parte del segundo tiempo debido a la expulsión del defensor Rivillo.

Si decimos que la presentación del Grana anoche en su estadio fue pobre nos quedamos cortos. Porque si bien fue el protagonista del encuentro, en ningún momento tuvo claridad para inquietar el arco defendido por Yustiz más allá de algunos intentos en el primer tiempo de Pedro De la Vega y del interminable José Sand.

En el complemento, lo más emotivo se produjo con el ingreso de Tomás Belmonte. Y no precisamente por lo que hizo el mediocampista con la pelota, ya que casi no entró en ritmo de juego, sino porque llegó a los 100 partidos vistiendo la camiseta del Granate. Eso resume perfectamente lo que fue el segundo tiempo del equipo de Zubeldía, que en supremacía numérica en ningún momento pudo generarle real peligro a un Yustiz que fue espectador de lujo.

Los últimos minutos, con más amor propio que ideas de juego, el Granate fue por el tanto de la victoria, pero carecieron de ideas para vencer a un Yustiz que descolgó un par de centros que podían ser peligrosos en caso de que no participara de la jugada.

Comentarios