Erik Lamela está sorprendiendo en su arranque de temporada como futbolista de Sevilla, mateniendo un gran nivel cada vez que le toca jugar desde el arranque o ingresando en la segunda mitad.

El ex River formó parte de la operación de venta de Bryan Gil al Tottenham y su comienzo no deja indiferente con tres goles, una asistencia y una gran cantidad de detalles que le convierten en un jugador diferente y necesario en este conjunto de Julien Lopetegui.

El extremo participó en los nueve cotejos disputados por los nervionenses hasta la fecha, siete de LaLiga y dos de la fase de grupos de la Champions League.

El estreno de Lamela como sevillista fue en la primera jornada frente al Rayo Vallecano. El argentino entró en la segunda mitad sustituyendo a Idrissi.

En el Tottenham apenas había marcado un gol la temporada anterior. En el Sevilla tardó 10 minutos en marcar el primero y a diez minutos del final haría el segundo.

"Fue inolvidable. Un día que voy a recordar para siempre, mi debut en el primer partido. Ganando, haciendo goles... Cuando uno ficha por un club sueña que sea de esa manera. Fue todo muy lindo, lo disfruté mucho y mi familia también", recuerda en una entrevista a LaLiga.

"Me siento en el mejor momento de madurez. Todos estos años me sirvieron de experiencia para crecer como jugador y persona. Me encuentro en un momento en el que caí en este lugar y estoy ilusionado. Contento por estar aquí y aprovechar para jugar al fútbol", añadió.

Comentarios