Y un día volvió a jugar Lionel Messi y al igual que sin la presencia del "10" por suspensión, el Barcelona ganó.  

De todos modos, las cosas no comenzaron de la mejor manera para el equipo catalán, ya que perdía con el Rayo Vallecano el rosarino empató el encuentro y luego armó la jugada que terminó en el gol de De Jong para cerrar el 2-1 final. Así, el Culé se metió entre los ocho mejores de la Copa del Rey, teniendo su lugar asegurado en los cuartos de final. 

García (surgido del Real Madrid) puso el primer gol del partido para el Rayo y ahí fue que el capitán de la Selección se hizo cargo de la situación y mostró su mejor versión.

Para colmo, no fue un match más para el mejor futbolista del mundo: con éste, llegó a los 76 compromisos por Copa del Rey y se conviertió en el jugador blaugrana con más participaciones en la historia: superó a Josep Samitier

En este partido las emociones aparecieron en el complemento. Tras ir perdiendo 1-0, una asistencia de Griezmann, Messi marcó el 1-1. Instantes después, con la entrada de Jordi Alba, el argentino le dio un pase brillante que terminó en gol de De Jong para sentenciar el marcador. Sin el Real Madrid ni el Atlético del Cholo Simeone, eliminados, es el máximo aspirante y sueña con levantar el trofeo de los reyes.

Comentarios