Para Independiente, la vuelta a una serie de cuartos de final de Copa Libertadores, luego de 28 años, tuvo un sabor agridulce: no se pudo hacer fuerte en su casa, pero tampoco recibió goles ante River. Y justamente, luego de lo que fue el parejo e intenso 0 a 0 en Avellaneda, Ariel Holan catalogó el encuentro como "un partidazo" y sostuvo que "la serie está abierta".

"La primera reflexión es que fue un partidazo. Sin patadas, sin juego brusco, juego prolijo y situaciones de gol para los dos equipos. Lo ideal es ganar, porque tenés el 66 por ciento de los resultados. Ahora tenemos que hacer un gol para tener esa posibilidad. La serie está abierta y rescato la valentía, el coraje y el fútbol de mis jugadores", manifestó.

Siguiendo con el análisis del partido, el entrenador se lamentó por las ocasiones obtenidas, aunque admitió que el resultado no es malo. "Tal vez lo que menos me gustó es que desperdiciamos varias chances como para hacer un gol, pero el resultado tampoco fue malo porque ninguno convirtió y demostramos que podemos lastimar al rival", analizó.

Ante el inesperado cambio de Martín Benítez por Nicolás Domingo, Holan explicó que buscaba desequilibrio en el último tramo de la cancha: "Cuando volvimos de Japón, Martín Benítez tuvo una lesión muscular y no había tenido el ritmo para jugar de entrada. Pensaba que el segundo tiempo podía ser muy desequilibrante para nosotros".

Acerca de lo que será la revancha, afirmó que no hay ningún candidato en una serie tan pareja. "No me gusta hablar de candidatos. Sabemos que esto será difícil, tanto para nosotros como para River. Esas son las conclusiones importantes de cara a la revancha", concluyó.