La Conmebol confirmó por estas horas que la final de la Copa Sudamericana, programada inicialmente para el sábado 1 de octubre en Brasilia, la capital de Brasil, cambió de sede. 

El estadio Mario Alberto Kempes será nuevamente la sede que albergará el último partido de la segunda competición en importancia de Sudamérica. Tal como había sucedido en la edición de 2020 con el partido que disputaron Lanús y Defensa y Justicia, el ex Chateau Carreras será el escenario. 

¿El motivo? En Brasilia habrá elecciones y por eso no puede albergar semejante espectáculo deportivo. 

Comentarios