Una dolorosa derrota que desencadenó un conflicto interno. Un 4 de julio, pero de 2012, Boca perdió la final de la Copa Libertadores 2-0 frente a Corinthians, y terminó con una pelea entre el presidente Daniel Angelici y Juan Román Riquelme. El Xeneize se quedó a las puertas de levantar su séptima Libertadores, un logro que, hasta el día de hoy, le es esquivo.

Para esa edición del certamen continental, el equipo que en aquel entonces dirigía Julio César Falcioni llegaba como uno de los grandes candidatos a quedarse con el trofeo, ya que venía de salir campeón del Apertura 2011 invicto. A lo largo de la fase de grupos, mantendría un gran nivel y logró pasar de ronda sin problemas, con cuatro triunfos, un empate y solamente una derrota, ante Fluminense.

El equipo que paraba el Emperador salía de memoria: Agustín Orión; Facundo Roncaglia, Rolando Schiavi, Matías Caruzzo, Clemente Rodríguez; Pablo Ledesma, Leandro Somoza, Walter Ervitti; Riquelme; Pablo Mouche y Santiago Silva. 

En octavos se enfrentó a Unión Española de Chile y logró avanzar con un global de 5-3. El partido de vuelta, disputado en el país vecino, es muy recordado por los hinchas xeneizes por la gran actuación de Riquelme, quien se despachó con un golazo. Ya en cuartos, se enfrentó a Fluminense, que había sido el único equipo capaz de ganarle en esa Libertadores. Boca se impuso 1-0 en la Bombonera, mientras que en la revancha, un gol agónico de Silva sobre el final del encuentro puso el 1-1 y selló el pase a semifinales, donde esperaba la Universidad de Chile, dirigida por Jorge Sampaoli. El equipo de la Ribera ganó 2-0 como local y, con el empate sin goles de visitante, logró acceder a la tan ansiada final.

Allí estaba el Timao, que buscaba quedarse con el título por primera vez en su historia. En el encuentro de ida, jugado en la Bombonera, Roncaglia había puesto en ventaja al Xeneize, pero Romarinho, a cinco minutos del final, puso el 1-1 final y dejaba todo abierto para la vuelta. En la previa a ese encuentro, había rumores sobre que ese partido sería el último de Riquelme en Boca, quien estaba enemistado con el DT y con el presidente, Angelici.

Aquella noche, Corinthians fue muy superior durante todo el partido, y gracias a los dos goles de Emerson, logró quedarse con el título. Luego del encuentro, Román habló con la prensa y anunció que no iba a seguir en el club. “Nunca pensé que iba a volver a jugar otra final de Copa, llegué a lo máximo. Me siento vacío”, declaró, mientras Angelici pasaba, casi sin mirarlo. Por fortuna para el hincha, Román volvería a vestir los colores de Boca al año siguiente, con la llegada de Carlos Bianchi al banco.

Es el final. Corinthians ya es campeón de la Copa y, atrás, lo sufre Román.

Comentarios

Ver más productos

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Homenaje a los trabajadores de la salud

Homenaje a los trabajadores de la salud

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Ver más productos