El Manchester City con Pep Guardiola y el Liverpool de Jürgen Klopp jugaron otro partidazo, pero la victoria terminó siendo para los Reds por 3 a 2. El culpable de esto no fue un jugador del equipo ganador, sino del arquero yanqui Zack Steffen, que cometión un error impropio de un profesional y le sirvió en bandeja el gol a Sadio Mané.

El arquero norteamericano, que actuó en lugar Ederson, tardó demasiado frente a la presión del delantero senegalés, que estaba en el borde del área y que corrió hasta su posición y no dudó en tirarse al piso para barrerlo, bloquear su pase y mandarla al fondo de la red a los 17 minutos.

Para los Citizens anotaron Jack Grealish y Bernardo Silva, mientras que para en conjunto vencedor lo hicieron Sadio Mané por dos e Ibrahima Konaté.

El Liverpool es finalista de la FA Cup, sigue peleando en la Premier League como único escolta del Manchester City a sólo un punto y también es semifinalista de la Champions League, donde se cruzará con el Villarreal.

Por su parte, el conjunto de Manchester deberá enfocarse en seguir líder en el torneo local y en la semifinal por la Orejona ante el Real Madrid.

Comentarios