Por la continuidad de la cuarta fecha, el Atlético de Madrid de Diego Simeone, de floja labor en el torneo, recibía a Eibar. El Colchonero no podía romper el cero y no tuvo el comienzo de Liga esperado, pero de ahí a imaginarse que la gente iba a silbar un cambio del Cholo, justo de él, hay años luz de distancia. Es que el DT decidió sacar a uno de los mejores hasta entonces, Rodri, para incluir a un juvenil, Borja Garcés Moreno.

Entonces, el Wanda Metropolitano reaccionó de una manera inesperada: reprobando abiertamente la decisión del entrenador. Encima, a tres minutos del final, Sergi Enrich, de la visita, abrió el marcador. Pero a segundos del final del partido, el pibe que este sábado el Cholo hizo debutar marcó la igualdad y los ánimos se calmaron, un poco, en el estadio del Aleti.

Una vez finalizado el juego, el Cholo habló sobre la reacción de los hinchas: "La gente es impulsiva y silba porque ve que el chico que lo estaba haciendo bien se marcha. Pero yo soy el entrenador y trabajo con ellos y sabía que salía otro con olfato de gol", comentó, al tiempo que agregó que "no es casualidad que haya entrado porque tiene gol. El entrenador que está todo el día con ellos lo sabe. No lo tenemos que apurar, pero tiene algo sagrado que es el gol y por eso entró".

Con el empate, Atlético de Madrid obtuvo su peor inicio de campaña desde 2009/10: solo cinco puntos cosechados de 12 posibles. Un empate agrio para los colchoneros, en plena celebración del primer aniversario de la inauguración de su nuevo hogar, el Wanda Metropolitano, y después de haber dado la mejor actuación en lo que va de la temporada liguera, al menos en ataque.

Barsa, líder

Con un apagado Lionel Messi, Barcelona venció de visitante a Real Sociedad por 2-1 (empezó perdiendo), y lidera el certamen en soledad (aprovechó que Real Madrid empató de visitante con Athletic de Bilbao) con puntaje ideal.