La Copa Libertadores -en Uruguay- tuvo de todo: goles, el pedido de casamiento de un hincha de Flamengo a su novia de Palmeiras y la simulación de un jugador del "Verdao" por una supuesta agresión de Néstor Pitana.

El desarrollo fue muy parejo, a tal punto que en los 90 minutos no se sacaron ventaja y debieron jugar el tiempo suplementario al igualar 1-1 en tiempo regular. Justamente en la prórroga se dio una de las situaciones más insólitas que ocurrió en el último tiempo en una cancha de fútbol.

¿Qué pasó? Deyverson anotó el gol de la victoria de Palmeiras, que se coronó campeón de la Copa Libertadores. Pero el atacante fue protagonista, además, de varias otras acciones. 

Cuando el atacante del cuadro paulista se marchaba a campo propio, recibió una palmada del árbitro argentino. El contacto -lógicamente- fue muy leve, pero el brasileño, creyendo que el autor el golpe había sido un defensor del "Fla", se tiró al suelo y se quejó de dolor.

La situación fue graciosa, a tal punto que Pitana se acercó para demostrarle que había sido él quien lo tocó por la espalda, y allí Deyverson se sonrió.

Comentarios