En la noche que Independiente festejó su supremacía en el Continente, por haber obtenido recientemente su copa internacional número 18, una generación tuvo su "primera vez". Es que el Rojo volvió a disputar los octavos de final de la Libertadores después de 23 años justamente ante Santos, un rival que dispara los recuerdos y despierta la mitología. Pero la versión no se acercó ni por asomo a la que le permitió obtener el mote de Rey de Copas, que deberá revalidar en el Pacaembú si desea seguir con vida en el máximo certamen continental. El juego de ida culminó 0-0, resultado que le sentó mejor al conjunto brasileño.

En el primer tiempo el conjunto de Avellaneda expuso muchas falencias, especialmente en la gestación de juego. Es por eso que prácticamente no pisó el área de Santos, salvo por acciones esporádicas. Sin ir más lejos, el que más peligro gestó en la etapa inicial fue Guillermo Burdisso, que tuvo dos oportunidades para convertir: una mediante un cabezazo y la otra con un remate de afuera del área. A la hora de argumentar las pocas conexiones, mucho tuvo que ver el rendimiento poco auspicioso de Maximiliano Meza y Pablo Hernández, situación que generó que la única ilusión sea la escalada permanente de Ezequiel Cerutti.

Misma tónica

En el complemento al Rojo le volvió a costar la generación, aunque suplió esa problemática doblegando esfuerzos. Así empezó a acorralar al oponente, que acumuló diez camisetas blancas cerca de su arquero con la premisa de llevarse una igualdad de Avellaneda. Y el cometido de Santos se cumplió, especialmente, porque Independiente no aprovechó las pocas oportunidades que creó. En ese contexto, la más clara estuvo en los pies de Emmanuel Gigliotti, quien a los 23 minutos capturó el balón dentro del área chica pero envió el disparo a la Tribuna Sur.

Además, Francisco Silva y Burdisso tampoco pudieron vulnerar la resistencia de Vanderlei, que en los últimos minutos se dedicó a hacer tiempo. De esta manera, los dirigidos por Ariel Holan no pudieron imponerse en condición de local y deberá buscar el pasaje a cuartos en Brasil. No será una tarea sencilla para el Diablo, que conoce muy bien cómo proceder en las más difíciles.

Maxi Meza aguanta la embestida de un jugador de Santos (AFP).

Comentarios

Ver más productos

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

¿Qué hacer el fin de semana largo?

¿Qué hacer el fin de semana largo?

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

La pasión no tiene cuarentena

La pasión no tiene cuarentena

Evita: la verdadera historia

Evita: la verdadera historia

¡Para los más chicos en casa!

¡Para los más chicos en casa!

Ver más productos