Fue una de las grandes conquistas del fútbol argentino, a punto tal que ningún otro equipo lo pudo repetir hasta ese 2020. Es que el 14 de diciembre de 2003, Boca logró una gesta histórica con Carlos Bianchi como entrenador. Luego del inolvidable triunfo frente al Real Madrid en el 2000, el Xeneize repitió la hazaña y venció al Milan de Italia para consagrarse campeón de la Copa Intercontinental en Japón, tras una tanda de penales intensa que finalizó 3-1.

Esa noche en el estadio de Yokohama fue inolvidable para todos los hinchas del conjunto azul y oro. Pero también se volvió un partido memorable para todo el fútbol argentino. Es que en esa victoria de Boca frente al conjunto italiano, tras el empate 1-1 en el tiempo ragular. Fue la última vez que un equipo nacional logró un título mundial. Pasaron 17 años y nadie puede repetirlo.

La formación del Xeneize en aquella inolvidable final en Japón.

En un partido en el que el Milan dominó con autoridad durante los tres primeros cuartos de hora, Boca tuvo la virtud de aguantar para después inclinar la balanza a su favor. La tónica al principio fueron las imprecisiones y el juego trabado en el centro, sin ocasiones claras de gol para nadie. No fue hasta los 20, con pelota detenida, en la que el peligro de gol se hizo presente. Tras el cobro de Raúl Cascini por la izquierda, Matias Donnet remató solo, pero Dida no se complicó para rechazar al córner.

Milan concretó su dominio inicial cuatro minutos después al sorprender dormida a la defensa de Boca, cuando una pelota cruzada desde la mitad de la cancha encontró a un Jon Dahl Tomasson desmarcado y quien al encarar a Roberto Abbondanzieri no perdonó para inaugurar el marcador. Milan se agigantó con el gol y parecía llevarse por delante a un rival golpeado.

Pero la buena fortuna le sonrió al Xeneize. En un centro de Guillermo Barros Schelotto desde la izquierda, el brasileño Iarley intentó pasarle por arriba el balón a su compatriota Dida. El arquero del Milan alcanzó a manotear, pero la pelota quedó a merced de Donnet, quien le pegó se zurda para mandarla al fondo de la red.

Pucherito Donnet, el autor del gol del empate cuando el partido estaba complicado para Boca.

La lectura del partido no cambió con la vuelta a la paridad en el marcador, ya que Milan siguió atacando incisivamente. Boca se salvó milagrosamente a los 31 cuando un cañonazo del brasileño Kaká desde la puerta del área se estrelló en un palo. Era un partido servido para un Milan que impuso su voluntad y que con eficacia arrinconó a Boca en su mitad.

Pero todo cambió con el ingreso de Carlos Tevez, a quien una lesión en la rodilla un mes antes de esta final no le había permitido arrancar como titular. Con este cambio, la dinámica de Boca pareció cambiar de inmediato y, al minuto Donnet, logró cabecear, pero por encima del travesaño. Milan trató de responder con la variante de Rui Costa por Kaká, cuyo rendimiento en el segundo tiempo aflojó notoriamente.

El partido entró en una etapa de nervios, con ambos equipos tratando de evitar cometer un error e irremediablemente llegaron los alargues, con un trámite muy parejo. Tevez tuvo en bandeja el gol en el primer alargue, pero su disparo se fue arriba. Luego, una tapada magistral de Abbondanzieri salvó a Boca al arrojarse frente a Andriy Schevchenko.

Bianchi, el cerebro de aquel gran equipo, con la Intercontinental en sus manos.

Y llegaron los penales, donde la mística de Boca afloró en todo su esplendor. Allí, el Pato  Abbondanzieri fue la gran figura, atajando los remates de Andrea Pirlo y Alessandro Costacurta, mientras que el holandés Clarence Seedorf tiró el suyo a las nubes y Rui Costa fue el único que pudo transformar el suyo.

Sebastián Battaglia fue el único Xeneize en fallar su remate, mientras que Rolando Schiavi, Donnet acertaron sus penales. Y cuando llegó el momento cúlmine, Cascini se encargó de anota el más importante para darle a Boca su tercera conquista intercontinental.

Síntesis del partido

Boca (1): Roberto Abbondanzieri, Luis Amaranto Perea, Nicolás Burdisso, Rolando Schiavi, Clemente Rodríguez, Raúl Cascini, Sebastián Battaglia, Diego Cagna, Matías Donnet, Guillermo Barros Schelotto (Carlos Tevez) e Iarley. DT: Carlos Bianchi.

Milan (1): Dida, Cafú, Alessandro Costacurta, Paolo Maldini, Giuseppe Pancaro, Andrea Pirlo, Clarence Seedorf, Gennaro Gattuso (Massimo Ambrossini), Kaká (Rui Costa), Jon Dahl Tomasson (Filippo Inzaghi) y Andriy Schevchenko. DT: Carlo Ancelotti.

Árbitro: Valentin Ivanov (Rusia).

Recordá lo mejor de aquela final ganada por Boca

Comentarios

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos