Pueden especular con cualquier nombre pero el equipo lo voy a tener yo solo y lo voy a dar recién en el estadio". Apenas le pidieron un indicio del equipo de Boca para la finalísima de mañana, Guillermo Barros Schelotto salió con una respuesta contundente. De todas formas, hubo una frase que dejó abierta la posibilidad de ver el doble 9 de arranque. "Es una alternativa que tenemos. Salió bien en el primer partido, veremos cuando llegue el momento de definir el equipo si usamos esa alternativa u otra", recalcó.

La pregunta no resultó antojadiza. Simplemente, que el Mellizo le dedicó gran parte de la práctica en Las Rozas a probar con Wanchope Ábila y Darío Benedetto. ¿Estarán de arranque? Sólo el entrenador lo sabe, pero hoy es una posibilidad más que concreta teniendo en cuenta que en la ida se complementaron bien y convirtieron un gol.

El doble 9 le dio resultado en el partido de la ida (Nahuel Ventura -diario Crónica-).

"Cualquiera de los 24 jugadores que trajimos están para jugar. Ya no hay que cuidar a nadie, hay que arriesgar. Pavón está bien, hizo fútbol sin problemas ni dolor", agregó Guillermo intentando no pisar el palito.

Por otra parte, aclaró que en la decisión final no tendrá nada que ver lo que defina su colega Marcelo Gallardo pues en River también hay hermetismo. "El equipo que pondré no tiene que ver con lo que haga River porque entregará la lista en el mismo momento que nosotros. Boca tiene un plantel de jugadores que son inteligentes y están muy bien", dijo tajante pero sin evitar esa sonrisa picarona que lo distingue.