Todo tipo de episodios suelen suceder en el fútbol europeo, pero el de este sábado generó muchísima polémica. La victoria de Lazio sobre Inter por 3-1 quedará como una simple anécdota en un duelo que será recordado por sus múltiples escándalos y la gran cantidad de tarjetas que debió mostrar el árbitro Massimiliano Irrati.

Durante la etapa inicial, el encuentro no tuvo grandes emociones: tan solo el gol de penal de Ivan Perisic que le permitió al Inter irse al descanso con la ventaja por 1-0. Sin embargo, en la segunda parte el marcador se iba a revertir gracias a los tantos de Ciro Immobile, también desde los doce pasos, Felipe Anderson y Sergej Milinkovic-Savic que le dieron el triunfo al elenco local.

El escándalo mayor se dio una vez que terminó el partido. Los locales marcaron su tercer tanto ya en tiempo de descuento y, cuando el juez pitó el final, el brasileño Luiz Felipe lo celebró saltando sobre los hombros del argentino Joaquín Correa, con pasado reciente en el club romano. La reacción de los futbolistas del Neroazzurro fue inmediata y Lautaro, compatriota del Tucu, fue otra vez uno de los más exaltados. ¿Se trató de una broma hacia su ex compañero o un festejo que salió mal?

Comentarios