El año 2013 para Gerardo Martino fue dispar. Por un lado, ser el técnico de uno de los mejores clubes del mundo, no pasa todos los días, mucho menos si hablamos del Barcelona y de Lionel Messi. Pero su originario contrato por dos años, se limitó por los resultados a uno, cuando se puso fin a la aventura del Tata por España. El acuerdo de su contrato cumple hoy siete años, aunque fue presentado oficialmente tres días después.

Martino llegó al Camp Nou tras coronarse en el fútbol argentino con Newell's. Arribó al club español para disputar la temporada 2013/2014. Con él llegó el brasileño Neymar, el gran fichaje de la Liga en aquel mercado de verano europeo.

La llegada del Tata, con el escudo en su espalda...

Los inicios del Tata en el banco azulgrana fueron buenos, ya que el equipo ganó la Supercopa de España ante el Atlético de Madrid y en La Liga se generó el mejor inicio de la historia del Barelona, con ocho victorias en los primeros ocho partidos. Con 28 goles a favor y sólo 6 en contra. De hecho, el argentino batió también el récord de más partidos invicto desde el inicio de la temporada de un entrenador azulgrana debutante, con 20 partidos sin perder  (14 de Liga, 4 de Champions y 2 de Supercopa de España), con 16 victorias, 4 empates, 52 goles a favor y 11 en contra.

La imagen que todos esperaban ver, cuando Martino asumió en Barcelona.

Lamentablemente, este buen trabajo de Martino no tuvo continuidad en el segundo tramo de la temporada, ya que los números del equipo sufrieron un descenso, sumado también a las lesiones de jugadores muy importantes en la estructura del equipo como Valdés, Piqué, Alba, Neymar o Messi. 

A pesar de todo esto, Barcelona tuvo opciones de llevarse la victoria en la Copa del Rey (perdió con el Real Madrid), y también en La Liga, que hasta el último minuto en el Camp Nou el local pudo ganar el partido ante el Atlético de Madrid, pero falló la puntería y el colchonero se consagró campeón. 

¿Habrán sido sólo cuestiones tácticas lo que hizo que Martino se fuera?

Precisamente el Atlético fue el verdugo del equipo azulgrana en los cuartos de final de la Champions League. Al final de la temporada 2013/14 el Tata Martino dejó el club después de haber estado a punto de tocar la gloria.

En los 59 partidos oficiales (38 de Liga, 10 de Champions, 9 de Copa y 2 de Supercopa), Martino cosechó  40 victorias, 11 empates y 8 derrotas, con 148 goles a favor y 48 en contra.

Con esto a la vista, los buenos trabajos para algunos equipos, no alcanza, y sólo sirven los títulos.

Mirá la presentación del Tata

Lo que dijo Martino

Tiempo después, Martino confesaba en una nota que "desde el lado de los resultados no fue un mal año. Ganamos un título y jugamos una final, pero en Barcelona lo que importa es cuántos títulos ganás. Sin embargo, yo digo que fue mi peor año porque mi aporte como entrenador iniciaba y terminaba con la gestión del equipo", dijo.

"Hay cuestiones de que mi gestión tenía corta vida y para mí fue clave el clásico con el Real Madrid que ganamos por 2 a 1 en casa. El segundo gol lo hacemos corriendo al espacio y si el Barcelona corría al espacio era porque algo no terminó de cuadrar. Pero yo entendía que si algo podríamos agregarle al equipo era no negarle la posibilidad de correr", dijo.

El Tata remarcó que la prensa española, acostumbrada al "ADN" del Barcelona, cuestionaba las variantes tácticas que él y su cuerpo técnico pretendían inculcarle a Messi y compañía. "La velocidad iba a hacer al Barcelona más completo porque cuando hubiera lapsos de dominio del equipo rival, estaba bueno esto de retroceder y salir al espacio. Eso lo llevaron a cabo al año siguiente con Luis Enrique".

Comentarios