Vinicius es una de las figuras del Real Madrid, que dirigido por Santiago Solari, recuperó su nivel en la Liga de España y ya se encuentra a 6 puntos del Barcelona, líder de la tabla de posiciones.

El Merengue compró al delantero brasileño con tan sólo 16 años y lo pagó unos 60.000.000 de euros. A pesar de la majestuosidad de los números, hoy, con 18 años, aún no tiene el registro de manejar y vive en una casa en la capital española junto sus padres y sus tres hermanos.

En las últimas horas salió a la luz un "pacto de tatuajes" que tiene el delantero con su papá. Según contó el mismo futbolista, sólo podrá poner tinta en su piel, cada vez que gane un título importante.