Ecuador es uno de los países de Sudamérica que más afectado se encuentra por el Coronavirus. Diego Vera es un técnico argentino que se encuentra allí, aunque lejos de su familia, que vive Guayaquil, la ciudad con más casos mortales y contagios.

El entrenador que actualmente es director de las formativas del club Fuerza Amarilla, que supo disputar la Sudamericana recientemente, se refirió en diálogo con Depo a la angustia que le genera esta situación, debido a que por temas laborales se encuentra a 200 kilómetros de su esposa Betsabeth y su hija de 7 años, Cataleya.

“Tengo plena confianza de que Dios cuida de ellas y que pronto vamos a estar juntos de vuelta”, destacó el DT que en nuestro país fue colaborador en Independiente, Lanús, Chicago y técnico de la reserva del equipo de Mataderos.

El DT argentino y su hija, a quien ahora sólo ve a la distancia, racias a la tecnología.

-¿Es difícil atravesar esa distancia que los separa en este momento?

-Desde lo laboral siempre estuvimos preparados, porque trabajar con el tema del fútbol muchas veces genera eso. Decidimos formar una familia sabiendo que esto iba a suceder. Como te digo, estábamos preparados para la distancia pero de manera voluntaria; ahora es algo que no se puede hacer directamente. Se hace difícil no solamente por tenerlas lejos, sino por el impedimento que tengo para ir a buscarlas y traerlas conmigo.

-Esto hace que tus días sean más difíciles…

-Claro, principalmente por la impotencia de no poder estar juntos. Soy un ser humano y la debilidad me genera angustia, pero tengo plena confianza de que Dios cuida de ellas y de que pronto vamos a poder estar juntos otra vez.

-¿Cómo vive Guayaquil está situación límite por la pandemia?

-Hay dos disparadores que tienen que ver con la falta de acción rápida y la inconsciencia de la gente. Mi señora, por ejemplo, sale una vez cada diez días o doce a hacer las compras y a pesar de lo que se está viviendo, todavía hay gente tomando cerveza en las esquinas y compartiendo el mismo vaso.

-¿Cómo compartís momentos con tu hija?

-Esa es una de las cosas lindas que produjo esta situación para mí, descubriendo un mundo virtual con ella. No solamente me conecto todos los días para verla a ella, sino también a mi mamá, que está en Buenos Aires. Tengo que ser un poco creativo, pero por ejemplo tenemos una hora estipulada para hablar y jugar. Hacemos un “dígalo con mímica”, “tuti fruti” o jugamos al “ahorcado”. Es una linda forma de divertirnos.

-¿Tu señora, sabiendo que está en una zona muy sensible, tiene miedo al estar sin vos?

-Ella es una mujer muy realista y consciente. Sabe que si no comenten errores en los cuidados es difícil que la enfermedad se meta en el hogar, pero sí está con la incertidumbre lógica de no saber cuando se termina esto.

Por Pablo Peralta

Comentarios

Ver más productos

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

El Atlas de Camisetas

Los fanáticos del fútbol tienen un Atlas

Salí protegido: máscara facial protectora

Salí protegido: máscara facial protectora

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Cronishop abre sus puertas a comercios y PYMES

Cronishop abre sus puertas a comercios y PYMES

¡Ayudá a los que más te necesitan!

¡Ayudá a los que más te necesitan!

Alberto Fernández: lo que todos quieren saber

Alberto Fernández: lo que todos quieren saber

Los libros que todos los famosos y políticos leen

Los libros que todos los famosos y políticos leen

Convertite en héroe

Convertite en héroe

La pasión no entra en cuarentena

La pasión no entra en cuarentena

Ver más productos