Se cansó de armar el bolso en cada inicio de la temporada. De las interminables mudanzas. De los cambios de idioma. Quiere estabilidad en su vida deportiva para poder acomodar su lado personal. Por eso, Jonathan Calleri plantó bandera y pidió quedarse en Alavés para el venidero año deportivo.

"Quiero quedarme en un lugar donde pueda planificar algo en mi vida, no quiero estar un año en cada club y un país. Necesito estabilidad en mi vida", manifestó el delantero ex Boca.

Calleri, de 25 años, jugó la temporada 2018-2019 en el club vasco pero su pase pertenece a un grupo inversor que aún no resolvió su continuidad, algo que tiene intranquilo al jugador surgido de All Boys.

Recordemos que también defendió los colores de San Pablo de Brasil, West Ham de Inglaterra y Las Palmas de España.

Comentarios