Esteban Andrada no desentonó en su debut en Boca, nada más ni nada menos que en la Copa Libertadores y en La Bombonera.

"Por momentos pensaba que, si me hacían un gol, quedábamos al borde de la eliminación porque allá va a ser complicado, pero, por suerte, el arco quedó en cero y eso me pone muy feliz", confesó el último refuerzo del Xeneize.

"En esta instancia, si te convierten, se te hace difícil la vuelta. Dimos un paso importante y el resultado es muy bueno. Vamos a dejar todo en todo lo que juguemos; tenemos que pelear todos los torneos", aseguró

En diálogo con TyC Sports, el arquero de 27 años también se refirió a cómo fue recibido por su competidor, Agustín Rossi, quien quedó relegado en el puesto tras su incorporación.

"Cuando llegué para la revisión médica, él se me acercó. La verdad, diez puntos, me explicó la idea de Guillermo Barros Schelotto con la figura del arquero. Tenemos una buena relación, está todo más que bien", reveló.

Por último expresó: "Sé que el de Boca es un arco que tiene mucha historia y que, por suerte, el debut me dio mucha confianza para empezar con el pie derecho. Yo ahora estoy en Boca y evito compararme con otros compañeros y por eso trato de enfocarme en lo mío. Mi objetivo es ayudar al equipo para irnos con la valla en cero y que, desde mi función, el equipo siga creciendo en la parte defensiva y en todas las líneas. Tengo que seguir trabajando para ser lo más completo posible, algo que este club requiere para cada jugador que sale a la cancha".