Inter no tuvo un buen arranque de temporada. Es que este sábado perdió 1-0 ante Parma y acumula dos derrotas en cuatro fechas. El equipo de Luciano Spaletti, uno de los que mejor se reforzó en el torneo italiano, tuvo otro flojo rendimiento en la jornada y ya se habla de una posible salida del entrenador. Es que el Neroazzurro tenía todo para ganar el partido.

Fue superior en todo el partido y tuvo las mejores chances para ponerse arriba en el marcador, sobre todo en la primera mitad, pero la falla en la definición y la buena actuación de la defensa de Parma provocaron que el equipo recién ascendido mantuviera el cero en su arco.

En el entretiempo ingresó Mauro Icardi para intentar cambiar la cara al ataque del conjunto local, pero todo siguió igual. Todo empeoró cuando a diez minutos del final, cuando Dimarco recuperó la pelota en la banda izquierda y mandó un bombazo de zurda que se metió en el arco de Handanovic para poner en ventaja a la visita.

Inter intentó igualar pero el nerviosismo se apoderó del local que no pudo llegar al empate y se quedó con las manos vacías. Sin embargo, lo que más preocupa en Milán es la falta de gol de sus delanteros. Icardi jugó su cuarto partido y en ninguno pudo convertir tantos, mientras que Lautaro Martínez (que se ausentó por lesión) jugó menos minutos de lo esperado aunque tampoco anotó.

De hecho, los cinco goles que tiene el club en el campeonato han sido anotados por mediocampistas o defensores. Ahora el Neroazzurro debe prepararse para el trascendental partido del próximo martes. Es que Inter se medirá con Tottenham por la primera fecha de la Champions League, en lo que será la vuelta del club al máximo torneo continental después de cuatro años sin jugarlo. Y un mal resultado en ese partido significaría el final de Spaletti como DT de Inter.