Tras un auspicioso presente en la Superliga, Atlético Tucumán se presentó ante su gente con la ilusión de conseguir un resultado positivo frente a Gremio, y así poder quedar bien parado de cara a la revancha, en Brasil.

Sin embargo, la noche no fue ideal para el Decano, que cayó 2-0 en la ida y ahora deberá hacer un esfuerzo doble para lograr el pasaje a la semifinal de la Copa Libertadores.

Lejos de achicarse, el dueño de casa le jugó de igual a igual al último campeón, y de hecho, a los 15 minutos, olfateó el gol con un tiro libre de Gervasio Núñez, que obligó a Grohe a exigirse para evitar el gol.

No obstante, el visitante también plasmó en cancha su buen juego, y a los 34 hizo la diferencia: Allison le ganó la espalda a Abero y fusiló a Lucchetti. Para colmo, previo al descanso Atlético Tucumán se quedó con una menos a raíz de la ingenua expulsión de Núñez (vio la roja por pisar a un rival), lo que le implicó cambiar la estrategia para el complemento, además de tener que hacer un desgaste aún mayor.

Y de entrada padeció la ausencia de Núñez. Porque a los 10 minutos Gremio aumentó la diferencia con el gol de Everton, quien definió en soledad ingresando por el segundo palo.

Así y todo, el Decano nunca se resignó. Forzó el descuento con más amor propio que ideas claras de juego, pero nunca logró vulnerar a Grohe. Sin tiempo para más, el Decano terminó lamentando una dura derrota en Tucumán, y le espera una dura parada en Brasil.

 
 
 
 

Comentarios