Sin jugar bien, pero defendiendo con uñas, y dientes los dos goles de la ida, Atlético Tucumán se metió por primera vez en cuartos de final de la Copa Libertadores a pesar de perder 1-0 ante Atlético Nacional, en Medellín. Cristian Lucchetti, con un par de atajadas clave, fue el gran sostén del Decano en tierras colombianas.

No lo pasó bien el Decano en el primer tiempo. Los colombianos salieron a presionar desde el inicio y comenzaron a asfixiar a los de Ricardo Zielinski que, sin embargo, contaron con la primera situación de riesgo de la noche con un remate de Rodrigo Aliendro desde afuera del área que contuvo bien Christian Vargas.

Pero, a los 12, Atlético Nacional pegó, y fuerte: habilitación de Dayro Moreno para Vladimir Hernández, que desbordó por derecha y lanzó el centro para que Omar Duarte, con relativa tranquilidad, empujase la pelota para marcar el 1-0.

 

Unos minutos después, el local estuvo cerca del segundo con un disparo de Felipe Aguilar que pasó muy cerca, pero los tucumanos respondieron con un remate de Leandro Díaz que se fue apenas desviado.

Tras este aluvión inicial, el partido cayó en una meseta en la que, si bien Nacional tenía el control de la pelota, no lograba inquietar demasiado a un Decano que, por momentos, se refugió excesivamente cerca del arco de Cristian Lucchetti.

El arquero fue clave para evitar el segundo gol de los de Medellín cuando, a los 36, le sacó un impresionante cabezazo a Aguilar, que volvió a visitar con peligro el área tucumana. Unos minutos más tarde, Aldo Ramírez casi amplía la ventaja con otro remate que inquietó la valla visitante.

Se animó a salir

A sabiendas de que refugiarse sobre su propia valla era sumamente riesgoso, Atlético Tucumán se adelantó unos metros en el campo, le disputó la pelota al local y emparejó las acciones.

Pero, a partir de los 20, Nacional bombardeó el arco de Lucchetti: primero, el árbitro ignoró un claro penal de José San Román a Jeison Lucumí y, luego, Aguilar tuvo dos chances consecutivas que no pudo capitalizar.

El Decano siguió aguantando los embates del local que, ante la desesperación por buscar el segundo gol, comenzaron a lanzar centros que facilitaron el trabajo de la defensa tucumana.

Encima, en un contraataque, Leandro Díaz se lo perdió mano a mano ante Vargas, que salió rápido y le tapó el arco al atacante. De allí hasta el final, Atlético lo aguantó y se aprovechó de la desesperación de Nacional para lograr una clasificación histórica.

 

Comentarios

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos