Luego del cotejo que protagonizaron Atlético de Madrid y Liverpool por la tercera fecha de la Champions League, Diego Simeone explicó que no saludó a su colega alemán, Jurgen Klopp, porque “no es saludable”.



“Siempre no saludo después del partido. No me gusta, no me parece saludable”, sostuvo el exentrenador de Racing, River y San Lorenzo, en la conferencia de prensa posterior al tropiezo 2-3 en el Wanda Metropolitano, por la zona B de la competencia europea.

“No es bueno para el que gana ni para el que pierde”, amplió el concepto el Cholo Simeone, de 51 años.

Cuando finalizó el partido, el entrenador del elenco español se marchó raudamente hacia los vestuarios sin cursar el clásico apretón de manos con el DT alemán. Acto seguido, Klopp se dirigió hacia la posición que ocupaba Nelson Vivas, ayudante de campo del argentino, recriminándole –en apariencia- la postura del Cholo.

Lo cierto es que la relación entre ambos entrenadores es –por lo menos- fría y distante, desde hace un tiempo.

En los días previos al duelo, el actual técnico del Liverpool respondió que no le agradaba el estilo futbolístico que le hacía practicar Simeone a sus equipos.

“Diego Simeone está haciendo todo bien. Es el actual campeón de España. Tiene mucho éxito allí. ¿Me gusta? No mucho, pero es cosa mía. Me gusta un estilo de juego diferente", aseveró.

En tanto, el Cholo apostó a una contestación políticamente correcta, cuando se lo consultó por las bondades futbolísticas del conjunto británico, hoy segundo en la Premier League, a un punto del líder Chelsea.



"Te da placer ver al Liverpool. Te gusta verlo jugar porque presiona alto, tiene movilidad, es contundente, ejercen un duelo de uno contra uno sin medio a dejar espacio por atrás", expresó el otrora capitán del seleccionado argentino.

Comentarios