Fanaticos del Millonario desbordaron los molinetes de acceso a la platea Belgrano Baja del estadio Monumental y la policía lanzó gas pimienta para controlar los disturbios, que se produjeron a las 14.45, antes del inicio de la superfinal revancha con Boca por la Copa Libertadores.

Un total de 16 personas fueron detenidas según confirmaron fuentes judiciales. Las mismas se dieron por los delitos de "atentado y resistencia a la autoridad".

Un socio de River que ingresó a la cancha con sus ojos irritados y cubriéndose la boca con su remera explicó que el incidente se produjo por la gran concentración en la puerta de acceso y las demoras en el control del ticket para habilitar el pase.

La situación fue controlada rápidamente y efectivos de seguridad privada del club realizaron algunas detenciones de hinchas, lo que produjo un cántico masivo en contra del presidente Mauricio Macri, fanático de Boca.

En tanto, aseguran que ya detectaron más de 300 entradas truchas.

Pasadas las 15, el Monumental presentaba una ocupación del 70 por ciento de su capacidad y en sus inmediaciones cientos de hinchas permanecían sin entradas a la búsqueda de una de ellas en la reventa.

River y Boca jugarán desde las 17, con arbitraje del uruguayo Andrés Cunha, la segunda y decisiva final de la Libertadores en Núñez, donde se espera una recaudación oficial superior a los 100 millones de pesos.

Comentarios