Hugo Lloris, arquero de Tottenham y capitán del seleccionado de Francia, fue condenado en Londres a 20 meses de suspensión de carnet de conducir y 50.000 libras (56.200 euros) de multa por conducir bajo los efectos del alcohol.

El futbolista, que se declaró culpable, había sido detenido el 24 de agosto al volante de su Porsche gris tras un control policial en Gloucester Place, en el centro de Londres. Su tasa de alcoholemia por litro de aire expirado era de 80 microgramos, más del doble del límite legal en el Reino Unido, de 35 microgramos por litro.