Como era de suponer, Gustavo Gómez no fue bien recibido por la gente de Boca. Su coqueteo constante, decidiendo su pase a Palmeiras cuando tenía casi todo arreglado con el club de la Ribera, dejó heridas.

A pesar del saludo afectuoso con Guillermo y Gustavo Barros Schelotto antes de que comenzara el encuentro, Gómez recibió la silbatina de La Bombonera, en especial cuando fue protagonista de alguna jugada brusca, o cuando discutió con Wilmar Barrios, tras una fea entrada del defensor contra Rossi, en el afán de buscar un centro.

Fue amonestado por esa acción y cruzó varios insultos con algunos otros jugadores de Boca. Una "visita" a La Bombonera dura para el paraguayo, que fue protagonista en tres mercados de pases.

Comentarios

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos