Para Boca, cada partido se ha transformado en una final, en la Superliga, en la Copa Argentina (eliminado) y en la Libertadores, esa Copa que tanto lo obsesiona. Y este jueves dio otra prueba de carácter en el Mineirao de Belo Horizonte. Con el 2-0 logrado en la ida salió a jugar "su partido".

De la tranquilidad pasó al sufrimiento, desde los 12 minutos del segundo tiempo, cuando Sassá marcó el primer gol local. Porque Cruzeiro se adelantó, sin ideas pero a puro pelotazo (Rossi dudó mucho en cada centro y querdó "pagando" varias veces).

Hasta que en el adicionado, Wanchope Ábila se la sirvió "de pechito" a Pavón para que marcara el 1-1 con un remate impresionante. En las semifinales va por Palmeiras, con el que ya se cruzó en la fase de grupos, debiendo definir, otra vez, en Brasil.

Lo controló

En el primer tiempo, Cruzeiro nunca tuvo cambio de ritmo y Boca lo controló bien, con buen despliegue en el medio, para impedir los desbordes por los costados. Si bien el local tenía más tiempo la pelota, apenas inquietó con alguna aparición de Thiago Neves y con un remate desde muy lejos de Lucas Silva, que Rossi mandó al córner.

Boca aguantó, corriendo y presionando, provocándole un partido incómodo a Cruzeiro, y lastimaba cada vez que Villa encaraba en velocidad con pelota dominada por derecha. Zárate se tiraba unos metros hacia atrás para entrar en contacto con el balón, Nández y Pérez recuperaban y Barrios distribuía.

Pavón, por izquierda, no pesaba tanto. Contó con un momento favorable cuando pareció que a Villa le cometían un penal (la TV demostró que no fue) y con una jugada de Zárate, que terminó con Nández rematando sin dirección.

Y en la última del primer tiempo, la polémica. Tras un tiro libre, Rossi despejó de una manera desacertada y Barcos remató marcando el gol para Cruzeiro. Pero el árbitro había anulado todo por una pierna levantada de Dedé (justo el "habilitado" tras la roja en la Bombonera, que anoche fue expulsado otra vez). Todo Cruzeiro protestó, pero ni hizo falta recurrir al VAR. 

Al comienzo de la segunda etapa, la tónica no cambiaba. Hubo otra polémica, cuando el árbitro cobró un penal para Cruzeiro, pero el asistente Nicolás Tarán le marcó una posición adelantada de Barcos, anulando la acción. Y enseguida, la torcida de Cruzeiro comenzó a pedir a Sassá...

Sassá celebra el gol que le dio vida a Cruzeiro. (AFP)

Entró y...

Tras un córner y un rebote, Sassá, en la primera que tocó, con un zurdazo puso el 1-0. Adiós tranquilidad para Boca... Cruzeiro se animó. Con pocas ideas, con pelotazos y centros, ante un Xeneize que trataba de mantener el juego lejos de Rossi y se afianzaba en la seguridad de Izquierdoz.

Y hasta contó con un cabezazo de Wanchope en un palo... Pero el final le tenía reservado una gran alegría, con el gol de Pavón. 1-1 ya seguir de Copas...

Pavón festeja el agónico gol con su asistidor, Wanchope. (AFP)

El resumen del partido: 

Comentarios

Ver más productos

Néstor Kirchner: una biografía íntima

Néstor Kirchner: una biografía íntima

Descubrí estas tendencias imperdibles

Descubrí estas tendencias imperdibles

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

Ver más productos