Despidió el semestre con los objetivos cumplidos. Con gol de Alan Varela, Boca le ganó como local 1-0 a Deportivo Cali y se metió en los octavos de final de la Copa Libertadores. Por si fuera poco, además clasificó como primero en su grupo, ya que Corinthians empató como local ante Always Ready. Es por ello que La 12 despidió a sus jugadores al grito de "Dale Campeón"

De cara a La 12. Los jugadores de Boca terminaron cantando a la par de su gente.

Solamente había un resultado que lo favorecía al equipo de Sebastián Battaglia, y ese era ganar. Por eso, desde el primer minuto fue con todo en búsqueda del gol. De hecho, en la primera parte, fue muy superior al conjunto colombiano, que prácticamente no atacó.

Comenzó muy activo Exequiel Zeballos, con buenas decisiones a la hora de encarar y sacarse a sus marcadores de encima. El Changuito fue siempre una opción para sus compañeros por la izquierda, logrando desbordar y hasta rematar de derecha. Esa mitad fue un monólogo Xeneize, que atacó por todos lados, pero no podía encontrar el gol.

Alan Varela tuvo tres chances luego de despejes del área, aunque el palo le dijo que no en una oportunidad y los otros dos remates fueron tapados por la defensores. También insistió por la pelota parada, por medio de cabezazos de los defensores.

Carlos Izquierdoz tuvo su oportunidad, aunque la más clara fue de Nicolás Figal. El Zorro ganó de arriba en la puerta del área chica, pero su testazo se fue apenas por arriba del travesaño. Los minutos pasaban y el partido comenzó a levantar temperatura. Deportivo Cali se defendía como podía, y en varias ocasiones, recurrió a las infracciones para evitar que un jugador Xeneize pase.

Ya en el complemento, el elenco argentino siguió en la búsqueda del primer tanto de la noche. En el arranque, Guillermo Fernández quedó mano a mano con el arquero rival tras un gran pase de Óscar Romero, pero de manera insólita, decidió pasar la pelota al medio en vez de pegarle, y el fondo de Cali despejó la pelota. Y finalmente, de tanto insistir, Varela tuvo su premio. Tras un despeje en un centro, la pelota quedó en la puerta del área, y otra vez le quedó al volante, que esta vez pudo vencer al arquero con un remate potente y generar el desahogo de toda La Bombonera. 

La primera conquista del pibe Varela. Gol, clasificación y tranquilidad. Un final de semestre de lujo para el volante.

El gol generó mucha tranquilidad en Boca porque llegó al poco tiempo de empezar el segundo tiempo, entonces el Xeneize ya pudo manejar la pelota a otro ritmo. Eso si, nunca dejó de insistir en un nuevo gol para ampliar su ventaja.

De parte de Cali, realmente hubo poco para destacar en el ataque, salvo por el final del partido, en el que, por errores propios del Xeneize, hicieron pasar más de un susto en alguna salida, aunque no pasó a mayores. Boca logró el objetivo, y cerró el semestre de la mejor manera: Campeón a nivel local y con el boleto a octavos de final en la Libertadores. 

Comentarios