Lo buscó por todos lados, pero se tuvo que conformar con el empate. Boca fue superior a su rival, mejoró notablemente con respecto al partido ante Racing, aunque empató 1-1 con Corinthians en la Bombonera. De igual manera, depende de sí mismo para meterse en octavos de final. 

Si bien el Xeneize quiso ser protagonista desde el primer minuto, al principio le costó encontrar el camino para lastimar al fondo del Timao. Es que el plan del conjunto brasileño era simple: esperar en campo rival, con su línea de cinco defensores y cuatro volantes bien marcada, para recuperar la pelota y poder lastimar, si era posible, en algún contraataque o pelota parada.

De hecho, así fue como Corinthians se puso en ventaja. A los 16 minutos, a la salida de un córner, tras una serie de rebotes, la pelota le quedó a Du Queiroz, quien de zurda la puso junto a un palo y adelantó a su equipo en el marcador. 

El gol fue un llamado de atención para Boca, y terminó de despertarlo. El equipo de Sebastián Battaglia comenzó a jugar el encuentro con otra actitud. Decidido, más firme a la hora de disputar las divididas y yendo para adelante. Al ver que no podía crear peligro tocando por abajo, los volantes comenzaron a saltear líneas con pases largos hacia Eduardo Salvio o Exequiel Zeballos por los costados, sobre todo Alan Varela y Guillermo Fernández. E

El Toto se fue mano a mano en una oportunidad, aunque justo le puntearon la pelota y el peligro no pasó a mayores. Luego, fue el Changuito quien rompió la línea del fondo, aunque quedó muy abierto y decidió tocar atrás para Salvio, quien de derecha estuvo muy cerca de empatar el partido.

Finalmente, cerca del final de la primera etapa, el Xeneize llegó al más que merecido empate, con una presión alta de Zambrano, quien ganó arriba y la pelota le quedó a Darío Benedetto. El Pipa dio una gran media vuelta para cruzar su remate y establecer el 1-1 antes del descanso.

Gran definición de Benedetto para el empate de Boca.

Para el complemento, Boca salió de la misma forma que terminó la primera mitad. Apretó cada vez que pudo la salida del fondo de Corinthians y provocó recuperaciones en el campo brasileño. En una de ellas, tras un robo de Salvio, el Pipa lo asistió al Toto, quien quedó mano a mano con Cassio, pero el arquero ganó el duelo.

El dominio del Xeneize fue muy claro, utilizó todo el ancho de la cancha para lastimar. Zeballos se combinó con Fabra en varias oportunidades para desnivelar, mientras que del otro costado, lo mismo hacían Salvio y Advíncula. A medida que pasaban los minutos, el partido entró en una meseta, comenzó a haber más roces, discusiones, y eso derivó en la expulsión de Víctor Cantillo, por agredir a Pol Fernández. 

A pesar de tener un hombre de más, Boca no pudo aprovechar ya que Corinthians se cerró bien atrás y todo terminó en empate. Con el punto, el Xeneize sabe que depende de sí mismo para meterse en la próxima fase, ya que debe ganarle a Deportivo Cali la próxima semana.

Comentarios